¿SE SIENTE ESTRESADO? ¿QUISIERA PODER DISFRUTAR DE SALIDAS Y FIESTAS?

Los días festivos son un tiempo para disfrutar de buenos momentos junto a amistades y familia, además de compartir tradiciones culturales y familiares. Pero esto no es así para todo el mundo.

Para muchas personas, la idea de tener que entrar a un salón repleto de gente, ir a una fiesta, conversar con compañeros de trabajo o con personas extrañas en alguna actividad social, intercambiar regalos con amistades, o  asistir a reuniones familiares; son razón de mucha ansiedad, depresión, o ambos.

Las fiestas y celebraciones de días festivos son un factor de estrés común y pueden resultar aterradoras para personas que sufren de trastornos de ansiedad, particularmente para aquellas que padecen de ansiedad social. Dichas personas buscan cualquier razón para evitar asistir a estos tipos de actividades, pero el evitarlas tan sólo perpetúa el miedo. Aunque muchas personas reportan que los días festivos son razón de alegría y festejo, para otras dichas celebraciones les ocasionan ansiedad y hasta síntomas de depresión.

¿CÓMO ELIMINAR EL ESTRÉS?

Usted puede reducir y hasta eliminar algunas de sus preocupaciones y ansiedades durante los días festivos, aplicando algunos de estos consejos:

  •  Evite presionarse a sí mismo: Si establece altas expectativas de sí mismo y de otras personas para eventos durante los días festivos, es más probable que se sienta defraudado. Debe saber que ciertas cosas no van a resultar exactamente como estaban previstas.
  •  La mayoría de las personas no le prestará mucha atención: Quizás sienta que las personas a su alrededor están pendientes de usted, pero en realidad, la mayoría de la gente probablemente se pregunta: ¿Si usted está pendiente de ellos? Trate de halagar o decir un cumplido, lo que puede hacer que los demás se sientan bien, le hará sentir bien a usted y ayudará a reducir un poco el estrés.
  •  Identifique sus preocupaciones específicas: ¿Tiene temor de decir algo equivocado o sentirse avergonzado? Recuerde que aunque usted se sienta incómodo, eso es lo peor que le puede pasar.
  •  No busque alivio en el alcohol o las drogas: Aunque puede ser tentador para “ayudar a relajarse” durante la celebración de eventos festivos, el alcohol y las drogas tienden a empeorar los síntomas de ansiedad y hasta pueden desencadenar ataques de pánico.
  •  Sonría, tenga contacto visual y haga preguntas: La mayoría de la gente le gusta hablar de sí misma y de sus intereses. Pregunte a otras personas acerca de sus planes de vacaciones, lo que sus hijos están haciendo o qué libro están leyendo. Evite hablar sobre religión, política y otros temas que puedan dar lugar a acaloradas discusiones que puedan aumentar su nivel de estrés.
  •  Atrévase a decir “NO”: Trate de no sobre cargarse a sí mismo durante la época de festividades. Usted no tiene que sentirse obligado a aceptar todas las invitaciones que recibe y hasta quiera eliminar algunas tradiciones que le causan más estrés que satisfacción.

SUPERE EL TEMOR DE VIAJAR

Viajar durante los días festivos, también puede crear síntomas de ansiedad. Las personas con trastorno de pánico o agorafobia pueden encontrar aeropuertos superpoblados y estaciones de tren abrumadoras. Las personas con fobias relacionadas con viajes que deben utilizar el transporte público, puede anticipar sus viajes con temor. Y las personas con trastorno de ansiedad generalizada, pueden encontrar una gran cantidad de cosas nuevas en qué preocuparse durante el viaje, lo que interfiere más con su vida cotidiana.

Es importante recordar que la evasión no ayudará a superar un problema de ansiedad, e incluso puede suscitar otros sentimientos o consecuencias indeseables, como ser el único miembro de la familia ausente en la cena de Navidad.

En lugar de temer a los viajes, considere que es una oportunidad de practicar frente a sus miedos. Tome en consideración estos consejos:

  • Planificar y confirmar todos los detalles: Para reducir su nivel de estrés, trate de reservar los vuelos que salen temprano en el día, cuando los aeropuertos tienden a tener menos gente. Siempre confirme sus reservaciones de vuelo, hotel y alquiler de auto. Empacar con suficiente tiempo de anticipación para que pueda organizar sus pertenencias y traer todo lo necesario, incluyendo identificadores de los controles de seguridad y sus medicamentos.
  • Pensar en el futuro: Haga una lista de actividades que pueda realizar durante el viaje. Prepárese para posibles situaciones de ansiedad, podrá controlarlo con la práctica de técnicas de reducción de estrés, tales como, respiración lenta y profunda, la meditación y la relajación muscular progresiva.
  • Utilizar técnicas para reducir la ansiedad: Si usted tiene miedo a volar, notifíquelo al agente de la puerta o al auxiliar de vuelo cuando reserve y al momento de registrarse en el vuelo, también podrá informar si requiere alguna comida especial. Pregunte si hay posibilidades de conocer y conversar con el piloto y/o el copiloto, puede hacerle una pregunta personal acerca de su familia. Viendo que las personas que vuelan el avión son “personas reales” puede ser reconfortante. Si usted es claustrofóbico, es posible que desee solicitar un asiento de pasillo para que pueda levantarse y moverse con facilidad, en caso de que sienta la necesidad.

¿CÓMO AYUDAR A NIÑOS QUE PADECEN DE ANSIEDAD?

Para algunos niños las vacaciones evocan el miedo y la ansiedad. “Los niños ansiosos tienden a ser muy conscientes (hyperaware) de su entorno. Siempre están a la búsqueda de posibles amenazas o riesgos en nuevas situaciones como fiestas o conocer gente nueva”, dice Elisa Nebolsine, LCSW, una terapeuta en Virginia.

Ella recomienda las siguientes ideas para reducir la ansiedad en los niños durante los días festivos:

  • Planee con anticipación: Hable con su hijo sobre lo que le produce ansiedad durante esta época del año y así llegar a formas de minimizar esa ansiedad. Enséñele cómo iniciar un apretón de manos, si los abrazos no son bienvenidos. Practique formas de decir gracias, aunque sean regalos no deseados. O técnicas de respiración profunda, para cuando el niño se sienta abrumado.
  • Eliminar lo inesperado: Dígale a su hijo que asistirá a un evento. Si su familia tendrá que viajar, explíquele cómo va a llegar allí.
  • Crear una señal secreta: Usted y su hijo pueden usar una señal secreta para hacerle saber que él necesita su ayuda, sin alertar a otras personas en la habitación.
  • Coordine un tiempo especial para compartir con la familia: Trate de encontrar tiempo para su familia, disfrutar un buen juego de mesa, ver un video de vacaciones favorito, hacer galletas, o participar en otras actividades divertidas y relajantes en casa.
  • Cuídese usted y a su familia: Su hijo se dará cuenta de su estrés. Así que trate de que toda la familia ingiera comidas balanceadas, beba suficiente agua, realice ejercicios, y mantenga las compras navideñas y otros eventos estresantes a un mínimo.