TMS – La Estimulación Magnética Transcraneal

La Estimulación Magnética Transcraneal (TMS), por sus siglas en Inglés, es un procedimiento médico que funciona mediante la aplicación focalizada de pulsos magnéticos intensos similar a la que se utilizan con el MRI (Magnetic Resonance Imaging) para estimular el cerebro. Se ha demostrado que el tratamiento de TMS produce cambios en la actividad neuronal en la corteza pre frontal asociada con la regulación del estado de ánimo.

Cada pulso magnético que pasa a través del cráneo al cerebro, induce una breve estimulación de las células cerebrales marcando el area de tratamiento. El tratamiento de TMS no requiere que el paciente sea sedado o que tenga que recibir anestesia. La persona permanece despierta y alerta, de manera que puede  regresar a su trabajo o rutina diaria inmediatamente después de cada tratamiento.

Angie Castro

TMS Coordinator

Evaluates and coordinate all aspects of the TMS services including health care approvals, treatment coordination and patient care. She is certified in TMS treatments and she strives to offer patients the best service posible during the treatment.

¿Cuándo se recomienda utilizar el tratamiento de TMS?

Hay veces que los medicamentos antidepresivos y la psicoterapia, no funcionan para todos los pacientes. En estos casos, TMS puede ser utilizado como un tratamiento alternativo, o para mejorar el efecto de los medicamentos antidepresivos o psicoterapia utilizada por el paciente.

Aquellos pacientes que no han podido lograr una respuesta adecuada por parte de los antidepresivos, o que son incapaces de tolerar los medicamentos, son Buenos candidatos para  este tipo de tratamiento.

¿Qué sucede durante un procedimiento de TMS?

En cada sesión de TMS, el paciente se sienta en una silla especialmente diseñada para este  tratamiento. Antes de comenzar el tratamiento, se le pide al paciente que remueva cualquier objeto magnético sensible tal como prendas o tarjetas de crédito debido a las pulsaciones magnéticas que transmite la máquina de TMS. A los pacientes se les requiere utilizar tapones para los oídos durante el tratamiento para su comodidad y protección auditiva, ya que el TMS produce un sonido fuerte con cada pulso, muy similar a una máquina de MRI. A continuación se describen los pasos a seguir para comenzar el tratamiento de TMS:

  1. Durante la primera sesión, se toman medidas preventivas para asegurar que la bobina de tratamiento de TMS está en la posición correcta sobre la cabeza del paciente. Cuando esto se realiza, la bobina de TMS estará en posición apropiada.
  1. El médico a cargo de este proceso determina la intensidad del tratamiento mediante la administración de breves pulsos magnéticos.  La intensidad ideal es la cantidad  mínima de energía que causa una reacción en el “motor threshold”, provocando una contracción en el pulgar del paciente y cuya reacción puede variar de un individuo a otro. Esta medida ayuda al médico a personalizar la configuración de tratamiento y determinar la cantidad de energía requerida para estimular las células del cerebro.
  1. Una vez determinada la posición correcta, se ubica la bobina en la región frontal del cerebro del paciente y se comienza el tratamiento. Durante este proceso, el paciente escuchará una serie de sonidos y sentirá pulsaciones en el área donde se ubicó la bobina de tratamiento.
  1. En las semanas subsiguientes, la ubicación de la bobina se mantiene en el mismo lugar y con la misma intensidad, a menos que el médico  decida que por alguna razón fuese necesario reajustarlas como en el caso de que ocurran cambios en los medicamentos durante el curso del tratamiento.

¿Quién administra el TMS?

El tratamiento de TMS es recetado siempre por un psiquiatra y administrado por un técnico certificado y con experiencia, bajo la supervisión del psiquiatra. El técnico de TMS también está a cargo de supervisar al paciente durante el tratamiento y detener el proceso de ser solicitado por el paciente.

¿Cuánto tiempo dura el tratamiento de TMS?

El tratamiento de TMS requiere una serie de 36 sesiones por un período de 4 a 6 semanas. Por lo general, una sesión de tratamiento es de 45 minutos diarios por 5 días a la semana (lunes a viernes). Durante el transcurso del tratamiento, el paciente puede continuar asistiendo a sus citas regulares de terapia y médicas, y recibir tratamiento con medicamentos.                   .

¿Cuáles son los efectos secundarios de la TMS?

El tratamiento de TMS  es usualmente tolerado y con pocos efectos secundarios. Solo un número limitado de pacientes descontinúan su tratamiento debido a ésto.

  • El efecto secundario más común, el cual se reporta en aproximadamente la mitad de los pacientes tratados con TMS, es dolores de cabeza.  Dichos síntomas son usualmente leves y generalmente disminuyen durante el curso del tratamiento. Analgésicos sin recetas pueden ser utilizados para tratar los dolores de cabeza.
  • Aproximadamente una tercera parte de los pacientes pueden sentir sensaciones dolorosas  en el cuero cabelludo o espasmos faciales como resultado de las pulsaciones de TMS. Estos también tienden a disminuir en el transcurso del tratamiento, aunque se pueden hacer ajustes en la posición de la bobina e intensidad de la estimulación para reducir las molestias.
  • La máquina de TMS  produce un ruido fuerte y por tal razón, se le ofrece al paciente tapones para los oídos para usar durante el tratamiento. No obstante existen pacientes que se han quejado de no poder oír bien inmediatamente después del tratamiento, pero no existe evidencia que sugiera que estos efectos sean permanentes, si los tapones para los oídos se utilizaron durante el tratamiento.
  • El tratamiento de TMS no se ha asociado con los efectos secundarios usualmente causados por los medicamentos antidepresivos, tales como molestias gastrointestinales, sequedad de boca, disfunción sexual, aumento de peso, o sedación.
  • El riesgo más grave de TMS es la posibilidad de convulsiones. Sin embargo, el riesgo de un ataque es muy bajo. Aunque TMS es un procedimiento seguro, es importante señalar que debido a que es un  tratamiento relativamente nuevo, puede haber riesgos imprevisibles que actualmente no están reconocidos.
  • El TMS no se recomienda para pacientes con implantes de metal que puedan afectarse por la presencia de campos magnéticos.  Por ejemplo, cables e implantes cocleares se consideran una contraindicación para el tratamiento. La mayoría de los tratamientos dentales o cirugías en el cuello se consideran inofensivos.

¿Está cubierto por mi seguro médico?

Aunque el TMS está cubierto por varias compañías de seguros médicos,  pero no  todas lo cubren debido a que es un tratamiento relativamente nuevo. Nuestro personal puede ponerse en contacto con su  compañía de seguro médico y solicitar una pre-determinación de sus beneficios. Si su compañía de seguro medico no cubre este tratamiento, ofrecemos opciones de pago y financiamiento para cubrir el costo.

¿Los antidepresivos no funcionan?

Deja a NeuroStar® ayudarte!

  • FDA Cleared
  • Non-invasive
  • Non-invasive
  • No side effects of drugs
  • Not ECT (electroconvulsive therapy)
  • Long lasting symptom relief
  • Covered by most insurance
  • Over 1 million treatments delivered

NeuroStar® en las Noticias

Destacados en algunos grandes lugares