¿Podría alguien que usted conoce tener ADHD? ¿Lo encuentra distraído, hiperactivo o impulsivo? Hasta podría tener todos esos rasgos. Hay tres síntomas específicos de esta condición:

  • Falta de Atención
  • Hiperactividad
  • Impulsividad

Falta de Atención

Muchos padres no observan rasgos de inatención en sus niños hasta que estos van a la escuela. En los adultos, es más fácil detectar este síntoma en el trabajo o en situaciones sociales.

Las personas que tienen esta condición tienden a posponer las cosas no completar tareas en forma consistente. Tienden además a pasar de una actividad a otra sin completarlas.

Los rasgos más evidentes en individuos con esta condición son:

  • Falta de Organización
  • Dificultad en prestar atención a los detalles y tendencia a cometer errores por descuido.
  • Su trabajo tiende a ser desordenado y descuidado.
  • Problemas para mantenerse en un tema de conversación, dificultad en escuchar a los demás, y muchas veces no pueden seguir reglas sociales.
  • Ser olvidadizos en sus actividades diarias (tales como faltar a citas, olvidar cosas rutinarias).
  • Distraerse fácilmente cuando hay ruidos o situaciones a su alrededor, las cuales otras personas pueden ignorar.

Hiperactividad

La hiperactividad puede variar dependiendo de la edad. Es más evidente en niños de edad preescolar.  Los síntomas del ADHD casi siempre se pueden identificar antes que la persona llegue a escuela intermedia.

Los niños con hiperactividad tienden a:

  • No estar quietos cuando están sentados.
  • Levantarse con frecuencia para caminar o correr.
  • Correr o treparse en algo cuando no es apropiado (En los adolescentes, esto puede parecer impaciencia).
  • Dificultad para jugar tranquilamente y en silencio.
  • Estar en constante movimiento.
  • Hablan demasiado o en exceso.

Los niños pequeños y de edad preescolar con ADHD tienden a estar constantemente en movimiento, saltando en muebles y con problemas para participar en actividades grupales que requieren se mantengan quietos. Por ejemplo, pueden tener dificultades para escuchar una historia. Niños de edad escolar tienen hábitos similares, pero se pueden notar los menos a menudo. Son incapaces de permanecer sentados, retorcerse mucho, inquietarse o hablar mucho.

Hiperactividad puede parecer como sentimientos de inquietud en los adolescentes y adultos. También pueden tener dificultades para hacer actividades tranquilas donde deban quedarse quietos.

Impulsividad

Los síntomas usuales son:

  • Falta de paciencia.
  • Dificultad en esperar para hablar o reaccionar a algo.

La persona puede:

  • Tener dificultad en esperar su turno.
  • Responder antes de terminar de hacerle una pregunta.
  • Interrumpir o entrometerse en los demás frecuentemente. Esto puede suceder a menudo y ocasionar problemas en situaciones sociales o laborales.
  • Iniciar conversaciones en momentos inadecuados.

La impulsividad puede conducir a accidentes, como derribar objetos o golpear a otras personas. Los niños con ADHD también pueden hacer cosas arriesgadas sin detenerse a pensar en las consecuencias.

Muchos de estos síntomas ocurren de vez en cuando en todos los jóvenes. Pero en los niños con este trastorno tiende a suceder más a menudo en el hogar, la escuela, o con amistades. Estos síntomas también interfieren con la capacidad del niño para funcionar al mismo nivel de otros niños de la misma edad o nivel de desarrollo.

¿Cómo Se Diagnostica?

Cuando un profesional de salud mental evalúa el comportamiento, tiene que identificar:

  • Si la conducta no es típica para la edad de la persona (La mayoría de los niños pueden comportarse de esa manera en algún momento u otro).
  • Si la conducta tiene un impacto negativo en la capacidad de la persona para funcionar en  la casa, en ambiente social, o en el trabajo.

La persona tiene que consistentemente evidenciar al menos 6 estos de estos comportamientos por un periodo mínimo de seis meses y estar presente por lo menos en dos áreas de su vida (por ejemplo: hogar y escuela).

Curso de esta Condición a Largo Plazo:

En general, la hiperactividad tiende a disminuir con la edad. Pero la falta de atención tiende a durar a través de la  vida de la persona.

El tratamiento con medicamentos ayuda y un gran número de personas con esta condición puede mejorar los síntomas alrededor del 20% al 30%. En aquellas personas con problemas de aprendizaje, la mejoría con medicamentos es limitada.

A medida que crecen, algunos adolescentes que han tenido esta condición desde la infancia pueden desarrollar síntomas de ansiedad o depresión. Cuando hay más demandas en la escuela o en el hogar, los síntomas del ADHD pueden empeorar.

Un niño con comportamiento hiperactivo puede tener síntomas de otros trastornos disruptivos, como la condición oposicional/desafiante.

Estos niños están especialmente en riesgo de ser más propensos a abandonar la escuela, usar substancias y tener problemas legales. Si usted o su niño cree que pueda tener esta condición hable con un profesional de salud mental o psiquiatra acerca de las opciones de tratamiento. Los medicamentos, terapia conductual y otras técnicas, podrían ser de ayuda y beneficio para niños con ADHD.